La Justicia santafesina condenó a 15 años de prisión a un empresario acusado de abusar de la hija de un amigo mientras vivía en un hotel céntrico de la ciudad. Sin embargo, el cumplimiento de la pena no será efectivo debido a su estado de salud y le otorgaron el beneficio de arresto domiciliario.

Alberto Héctor Dolinsky tiene 71 años y fue declarado culpable de agredir sexualmente a la niña cuando se encontraba bajo su cuidado y el de su madrastra, a quien también detuvieron a raíz de la denuncia sobre lo ocurrido el jueves 2 de octubre de 2014. Si bien la defensa planteó que el hombre tiene enfermedades que impiden su traslado a una cárcel, el fiscal Matías Broggi adelantó que apelarán la decisión del tribunal una vez que accedan a los fundamentos.

Según relato que recogió el Ministerio Público de la Acusación (MPA) en Cámara Gesell, la pareja involucrada tuvo relaciones frente a ella mientras la obligaban a tomar whisky. Después, en el baño de la habitación, el imputado la agredió.

Los jueces Sergio Carraro, Rosana Carrara y Rodolfo Mingarini condenaron a Dolinksy por abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal con la corrupción de menores. Ambos delitos se consideran agravados, el primero por la participación de dos personas y el último por la edad de la víctima.

Tras el veredicto, la fiscal Alejandra del Río Ayala recordó que el empresario “formaba parte del círculo más íntimo de confianza del padre” de la niña. De sesta forma había asumido un deber de cuidado y en ese contexto “aprovechó la vulnerabilidad de la menor; la colocó en un total estado de indefensión y la expuso a un sinnúmero de riesgos físicos y psíquicos”.