Se concretó la colocación de una nueva bomba de refuerzo sumergible en la toma del río Colastiné, con el fin de fortalecer la capacidad de captación de agua en el marco de la histórica bajante del río Paraná.

//Mirá también: El sector agroindustrial perderá u$s315 millones por la bajante del Paraná

La obra demandó diferentes tareas previas para la adaptación logística sobre el puente metálico que ingresa en el cuerpo de agua, y el tendido de casi 1.000 metros de nuevos conductos de 355 milímetros de diámetro para el transporte de agua con las bombas a sumar. Además, debieron reforzarse el tendido eléctrico y los tableros de media tensión para la alimentación de estos equipos.

Hasta el momento para implementar estas acciones, se realizó una inversión provincial superior a los 13 millones de pesos. Las tareas y mejoras incorporadas desde hace un año y medio que se realizaron, tanto en la toma de captación de agua de los ríos Colastiné como del río Santa Fe, han permitido hasta el momento mantener los volúmenes necesarios para potabilizar y distribuir en la ciudad.

Sigue la bajante del río Paraná

Las acciones incluyeron modificaciones en los ciclos de bombeo del parque instalado, prolongación y rehabilitación de equipos e incorporación de nuevas bombas de refuerzo en ambas tomas. Este año el Gobierno provincial y Aguas santafesinas recuperaron y pusieron en funcionamiento una bomba de reserva en la toma del río Santa Fe, según se informó.

De igual modo se continúan manteniendo las medidas y mejoras adoptadas en otras plantas potabilizadoras que opera la empresa a lo largo del territorio provincial desde Reconquista hasta Rosario, como en el caso del Acueducto de la Costa que abastece a la localidad de San José del Rincón como en el acueducto Centro-Oeste que posee su planta en Monje y presta servicios a otras 13 localidades.

//Mirá también: Crece demanda en puertos bonaerenses por la bajante del río Paraná en Rosario

Piden cuidar el agua

  • No utilizar el agua potable en actividades que pueden postergarse, en particular las que demandan importante cantidad de agua: lavado de autos y veredas, riego de jardines, etc.
  • Una manguera con salida continua de agua gasta 500 litros por hora: evitemos su uso.
  • Sólo lavar las veredas utilizando baldes o mangueras provistas de sistemas de corte (gatillo o interruptores o pulsadores) para evitar el derroche.
  • Tampoco lavar vehículos ni arrojar aguas servidas a la vía pública.
  • Desengrasar la vajilla con la bacha llena de agua. Recién abrir la canilla para enjuagar.
  • Utilizar el lavarropas siempre con carga completa.
  • No debemos dejar que el agua corra innecesariamente al lavar los platos, al lavarse los dientes o al bañarse, una ducha de 10 minutos consume 80 litros de agua.
  • Controlar las pérdidas en canillas, tanques de agua y otras instalaciones, un depósito de inodoro con deficiencias desperdicia cientos de litros por día.