Los uniformados trabajaban como proveedores de droga para otros tres civiles que también fueron sentenciados.


A más de cuatro años del inicio de una investigación sobre venta de droga en Avellaneda y Reconquista, la Justicia Federal condenó a dos policías santafesinos que integraban la banda narco y también dictó penas de cuatro años y medio de prisión para tres civiles.

La resolución del Tribunal Oral en lo Criminal de la capital de la provincia se refiere al caso de Gustavo Gribaldo y Ariel Bustos. Ambos cumplían funciones en la Unidad Regional I y fueron identificados durante un operativo realizado el 21 de septiembre de 2016. Ese día se realizaron múltiples allanamientos simultáneos para desbaratar la organización y en el auto del segundo de ellos se halló un trozo compacto de cocaína, dos celulares, un chaleco policial, dinero en efectivo y dos credenciales de la fuerza.

A partir de las pruebas recolectadas, el fiscal Martín Suárez Faisal pidió que la causa se cerrara a través de un juicio abreviado a partir del acuerdo con las defensa de los cinco acusados y el aval del camarista José María Escobar Cello. Los uniformados fueron considerados culpables del delito de tenencia con fines de comercialización agravado por ser funcionarios públicos y al tiempo de prisión se le sumó una multa de seis mil pesos.

A través de un comunicado, los responsables de la pesquisa recordaron que los efectivos estaban a cargo de abastecer de cocaína a Carlos Arce y Romina Sánchez. Estos a su vez le vendían la droga a Gonzalo Tortul Pérez, el narcotraficante señalado como cabecilla en esa estructura. La pareja fue declarada reincidente por otra causa anterior y recibieron una pena de cuatro años y seis meses de prisión y una multa de cuatro mil quinientos pesos. Lo mismo ocurrió con el líder de la banda y a los tres se los condenó por comercialización de estupefacientes.




Comentarios