El hombre de 43 años reconoció el hecho tras ser detenido.  También fue aprehendido un cómplice de 59. 


Un hombre de 43 años fue detenido el último miércoles acusado de robar y extorsionar a su tía en Santa Fe. El sospechoso es policía y además psicólogo. También arrestaron a un cómplice.

Según el sitio Uno Santa Fe, el episodio ocurrió el 10 de febrero pasado. Una mujer mayor que vive en barrio Candioti fue por la tarde a misa. Cuando regresó al cabo de dos horas vio que su casa tenía la puerta entreabierta, y si bien no había signos de violencia, constató el faltante de dinero en pesos y en moneda extranjera, de su teléfono celular y de su perro.

Luego, halló sobre la mesa del comedor hojas manuscritas amenazantes en la que le exigían el pago de una abultada suma de dinero para no matar el perro.

Como si fuera poco, el martes 12 de febrero recibió una llamada intimidatoria en la que el extorsionador reiteró que abone la plata exigida y que la debía dejar en la Plaza de las Banderas que está ubicada frente a la escuela Pizarro.

Un psicólogo y policía detenido por robar y extorsionar a su tía. (Uno Santa Fe)

Tras el episodio, la mujer acudió a la policía y denunció el hecho. El caso recayó en la fiscal María de los Milagros Parodi, que convocó a la jefatura de la Región 1 de la Policía de Investigaciones (PDI).

Una de las primeras medidas fue tenderle una trampa en la Plaza de las Banderas, aunque el extorsionador no fue al lugar.

Al analizar lo sucedido, se dieron cuenta que la puerta de la vivienda de la víctima estaba abierta cuando ella volvió de misa. No hubo violencia física en las cosas dentro de inmueble.

Un psicólogo y policía detenido por robar y extorsionar a su tía. (Uno Santa Fe)

El dinero faltante estaba debidamente resguardados en un lugar preciso e invisible. El ladrón había dejado la nota sobre la mesa del comedor para que ella la leyera. Le llevaron además su teléfono celular y a su muy amado perro guardián. El animal no reaccionó frente a la presencia de un extraño.

Los pesquisas de la Policía de Investigaciones determinaron que el responsable debía ser alguien conocido o un pariente, que tenía conocimiento del movimiento de la casa. En ese marco detuvieron al sobrino de la mujer, psicólogo y oficial de Medicina Legal en el primer piso de la Comisaría 1ª, cuando ejercía sus funciones. Fue identificado como F. A. C., de 43 años.

Seguidamente fueron hasta su vivienda y secuestraron un teléfono celular y su chaqueta de uso profesional.

En la audiencia imputativa, el sospechoso, en presencia del juez de Instrucción Penal Preparatoria Jorge Patrizi, asumió su responsabilidad en el hecho y además dijo dónde estaba el perro de su tía, que fue hallado en la casa de un amigo en la localidad de Recreo.

El personal policial luego detuvo al cómplice del sobrino de la víctima, identificado como J. J. M. de 59 años. En su vivienda secuestraron dinero en efectivo de moneda extranjera y pesos argentinos, un teléfono celular y varias escrituras con la misma caligrafía que las amenazas extorsivas.

Tras imputarlo por los delitos de “hurto calificado y extorsión”, se determinó que el segundo hombre quede privado de su libertad.






Comentarios