El gobernador habló junto a otros referentes del socialismo sobre la posición electoral en los comicios nacionales.


Con la puerta abierta para ingresar como primer precandidato a diputado provincial, el gobernador Miguel Lifschitz encabezó este sábado el cierre de un encuentro partidario en el que defendió su postura como referente del socialismo de cara a las próximas elecciones nacionales y afirmó: “No renunciamos a un proyecto que nos identifique“.

Después de apoyar la candidatura del economista Roberto Lavagna para romper con la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo, el ex intendente reiteró que “existe una oportunidad para una fuerza alternativa con un claro proyecto de desarrollo económico, social, y federal”.

En vísperas de los recordatorios vinculados a un nuevo aniversario de la muerte de Guillermo Estévez Boero, el mandatario provincial aseguró frente a sus correligionarios que el “mayor desafío es continuar el proyecto progresista en Santa Fe”. En este sentido destacó el rol del presidente de la Cámara de Diputados Antonio Bonfatti, a quien elogió porque “sabe muy bien lo que es ser candidato”.

El legislador del partido de la rosa no fue el único precandidato que se sumó para la foto en la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). La concejala Verónica Irízar también dijo presente como aspirante a suceder a la intendenta Mónica Fein y agradeció a sus compañeros por “confiar en una mujer para suceder a una gran mujer“.

“Somos los herederos, sabemos más que nadie lo que hace falta. El socialismo es la respuesta a tanta exclusión y desigualdad“, enfatizó la edila durante la jornada en la que se llevó a cabo el Congreso Extraordinario Provincial de la fuerza que ratificó su pertenencia al Frente Progresista.






Comentarios