El Ministerio de Seguridad dijo que no detectaron irregularidades ligadas al plan para asesinar al presunto jefe narco.


Horas después de que tomara estado público el supuesto plan para asesinar a Luis Paz mientras estuvo detenido en la cárcel de Coronda, el Ministerio de Seguridad de la provincia contestó que las medidas de seguridad “se adoptaron oportunamente” y no hubo inidicios de una maniobra similar.

La investigación basada en escuchas telefónicas de principios del mes pasado fue ventilada por fuentes de la Policía Federal Argentina (PFA) y confirmó así el motivo del traslado del empresario al penal bonaerense de Marcos Paz en aquel momento por orden del juez Francisco Miño.

Los niveles de seguridad eran adecuados. No tuvimos ninguna novedad  dentro de la cárcel al respecto”, afirmó el subsecretario de Asuntos Penitenciarios Juan Manuel Martínez Saliba durante la conferencia de prensa que convocó la Provincia para referirse a la situación.

El funcionario consideró que no había chances de que se concretara el atentado con la explosión de una granada, tal como sugieren las grabaciones de las llamadas entre la Unidad 1 y las instalalaciones federales de Resistencia. Lo mismo planteó sobre la posibilidad de envenenar la comida del presunto jefe narco, ya que las cocinas cuentan con custodia del personal a cargo de manipular los alimentos.






Comentarios