Todas las fuerzas políticas con presencia legislativa fueron recibidas este lunes por el gobernador.


Después de una primera reunión que se destacó por la ausencia de los dirigentes vinculados al macrismo, el gobernador Miguel Lifschitz recibió este lunes a buena parte de los legisladores nacionales que representan a la provincia para analizar la situación en torno a la multimillonaria deuda de la Casa Rosada con Santa Fe.

Si bien todas las fuerzas políticas con representantes en el Congreso acudieron a la cita y se manifestaron a favor del pago de un monto que la Casa Gris estima cercano a los 100 mil millones de pesos, puertas afuera hubo espacio para diferentes miradas sobre el conflicto.

Desde Cambiemos, el diputado Lucas Incicco hizo hincapié en la “detracción ilegitima que durante 10 años hizo el kirchnerismo de fondos” coparticipables y que derivó en la resolución de la Corte Suprema de la Nación que lleva tres años sin cumplirse.

Desde la otra vereda, Lucila De Ponti afirmó tras el cónclave: “Esperamos el compromiso también de defender todos los recursos e ingresos que el gobierno centralista de Macri recortó a nuestra provincia“. En paralelo, la senadora de Unidad CIudadana María de los Ángeles Sacnun agregó: “Todos juntos, sin distinción de los partidos políticos, debemos defender los intereses de los santafesinos”.

Después de una hora y media de analizar la situación en la capital provincial junto a 16 de los 22 legisladores santafesinos en ambas cámaras nacionales, la Provincia hizo pública su satisfacción por el resultado de la convocatoria y empezó a analizar otras propuestas para resolver la cuestión. Entre ellas se destacó la posibilidad de que el Senado de la Nación se pronuncie sobre el tema a instancias de una acción impulsada por el justicialista Omar Perotti. Por otra parte, la administración provincial también barajaba llevar el reclamo a la órbita del Consejo Económico y Social para buscar consenso por fuera del arco político.






Comentarios