La nueva gestión quiere reactivar la obra de la ruta 1 y denunció que hay certificados impagos desde julio.


El director de Vialidad de la provincia, Oscar Ceschi, advirtió este lunes que la deuda de esa repartición asciende a $ 1.035 millones, lo que condiciona la ejecución de las obras en marcha y las que planea iniciar la administración del gobernador Omar Perotti.

“La caja estaba vacía”, afirmó el nuevo funcionario. Al mismo tiempo, admitió una “necesidad tremenda” de inversión en infraestructura en toda la bota y agregó: “Hay rutas que están intransitables y los colectivos y camiones van por la banquina porque no se puede pasar”.

En diálogo con Radio Brigadier López, Ceschi citó al titular de la Casa Gris y manifestó que “las herencias no se lloran, sino que se las enfrenta”. Sin embargo, también consideró que “los santafesinos tienen que conocer la realidad”.

“Sabemos de la situación económica que se vive a nivel nacional, que nos afecta a todos. Mas allá de enfrentar la deuda, tenemos la obligación de continuar con las obras que se vienen realizando”, añadió el representante del Ministerio de Infraestructura.

El director explicó que están realizando un relevamiento de Vialidad, que cuenta con 10 zonas y una estructura de 1.200 trabajadores y más de 600 vehículos.

Una de las obras más grandes en ejecución es la de la Ruta Provincial 1, donde actualmente se trabaja en la finalización de la etapa de desagües y colectoras entre Colastiné y el ingreso a San José del Rincón. La misma está paralizada y el funcionario dijo que encontraron certificados de obra impagos desde julio.

“Tenemos que revisar todo”, denunció Ceschi. Acto seguido, se dispuso a cumplir con los compromisos pendientes desde mediados del año pasado y quiere que la empresa pague al personal para retomar la obra.




Comentarios