El Gobierno provincial apunta a ampliar el alcance de la ley que beneficia a víctimas de la última dictadura militar.


La Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual de la provincia anunció un proyecto para ampliar el alcance de la reparación histórica a personas transgénero en Santa Fe. La iniciativa consiste en asistir a quienes sufrieron violencia policial después de la última dictadura cívico militar.

La normativa rige desde el año pasado, cuando el gobernador Miguel Lifschitz encabezó el acto de entrega de las primeras 19 pensiones. Actualmente hay 33 beneficiarias y estiman en base a los registros de Anses que otras 220 personas podrían acceder a un ingreso mensual similar en caso de que la propuesta gane consenso.

“En total, es un gasto bajo para el Estado y es una medida de impacto porque saca de la pobreza al 25 por ciento del colectivo trans”, destacó Esteban Paulón ante la consulta de El Ciudadano sobre el alcance de la reforma. En términos formales, el Ejecutivo analiza asignar el equivalente a una jubilación mínima para quienes tienen más de 40 años. Dentro de ese grupo ya hay 42 personas que cobran una pensión por HIV y se les aumentaría el monto hasta igualar dicha cifra.

A la hora de trazar la línea histórica detrás del proyecto, desde la subsecretaría recordaron que hasta 2010 el Código Contravencional de la provincia habilitaba a la policía a detener a transeúntes por “ofensa al pudor”, “prostitución escandalosa” y “travestismo”. Esto vulneraba los derechos de trabajadores sexual y particularmente de personas trans ante la falta de herramientas para acceder a otras fuentes laborales, una problemática que subsiste a pesar de otras medidas para fomentar su inserción.




Comentarios