El gobernador sostuvo que el Frente Progresista será "un actor fundamental" de la política provincial desde diciembre.


Después del duro golpe que le asestó el Partido Justicialista (PJ) en las elecciones provinciales del último domingo, Miguel Lifschitz señaló este martes que “hubo algunos preavisos” del triunfo opositor. A su vez destacó la victoria del socialismo en las ciudades más grandes pero reconoció que “no alcanza a empardar” la caída en la puja para votar al próximo gobernador.

El diputado electo manifestó que la diferencia “contundente” que obtuvo su lista es un dato positivo junto con el “apretado” resultado en Rosario y el “triunfo histórico” de Emilio Jatón en la la ciudad de Santa Fe. Sobre el futuro del Frente Progresista a partir de diciembre, aseguró: “Vamos a ser un actor fundamental pero no desde el gobierno“.

El ex intendente apuntó a “condicionamientos externos y propios” a la hora de hacer el balance de la campaña que concluyó con la elección del senador Omar Perotti como su sucesor. Ante la consulta de Radio 2, puntualizó que el mensaje de un “peronismo unido” en la bota “generó expectativas de que tienen propuestas y herramientas para resolver algunos de los temas como inseguridad y trabajo”.

En cuanto a la transición que se pondrá en marcha por debajo de la puja en las elecciones nacionales, Lifschitz destacó que su gestión está “bien valorada” y le deja “un piso alto” al PJ. “Al futuro gobierno lo va a poner en la obligación de sostener salud, educación, cultura, deporte y justicia, temas que evidentemente son muy importantes y han mejorado muchísimo en estos años”, concluyó.






Comentarios