Jose María Williner fue detenido el mismo día después de una discusión que se activó en una salida nocturna.


La historia con dos apellidos de familias reconocidas en Rafaela tomó estado público el último sábado y este lunes se ventiló en sede judicial en medio de la conmoción que trascendió los límites del ambiente del rugby. Allí José María Williner fue imputado por el asesinato de su amigo Luciano Beninca, con quien se peleó en la puerta de un edificio luego de haberse cruzado en un boliche de la ciudad.

La reyerta que involucró además al hermano mayor de la víctima fatal ocurrió frente al inmueble ubicado en Belgrano y Aarón Castellanos. Además de la muerte del deportista de 39 años, calificada como homicidio simple, el fiscal Guillermo Loyola acusó formalmente al detenido por lesiones graves dolosas.

En la presentación los investigadores argumentaron que Guillermo Beninca sufrió la fractura de tibia y peroné mientras los tres intercambiaban golpes. La primera hipótesis que asomó sobre el enfrentamiento es que la víctima había ido a recriminarle al acusado que mantenía una relación con una ex novia.

Ambos protagonistas fueron compañeros durante años en el Círculo Rafaelino de Rugby (Crar) y habían coincidido durante una salida nocturna. Fuentes consultadas por La Nación confirmaron que Williner entró al edificio donde vive la mujer identificada, pero aclararon que había ido a ver a otra persona.

A partir de la noticia, el Crar suspendió su actividad el último domingo y se postergó la cuarta fecha del Torneo Regional del Litoral. Beninca era parte del plantel superior del equipo que debía medirse con Logaritmo de Rosario, por lo que la entidad se solidarizó con “profundo dolor” y manifestó: “Acompañamos a toda su familia y amigos en este difícil momento”.






Comentarios