Rocío Serrano recibió un escopetazo y en la casa también encontraron muerto de un disparo al presunto autor del crimen.


Apenas una semana después de un escabroso doble femicidio en la zona norte santafesina, otra madre fue asesinada frente a sus hijos este lunes en las horas posteriores a las marchas que se realizaron en todo el país contra la violencia de género bajo la consigna “Ni Una Menos”.

La muerte de Rocío Catalina Serrano fue confirmada en el barrio La Loma a última hora del día, luego de la policía recibiera un llamado a través del 911 que alertaba sobre la situación en Espora al 7000. Allí constataron que la joven de 29 años había recibido un disparo en la nuca y también hallaron el cadáver del presunto autor del crimen.

Fuentes consultadas por el diario UNO informaron que la víctima tenía dos hijos de 2 y 9 años y se había separado el viernes de Alberto Villella, el hombre de 34 años que yacía muerto en la vivienda con otra herida de arma de fuego. Según los primeros datos recabados por las fuerzas provinciales, la ex pareja de la mujer violó una prohibición de acercamiento horas y la amenazó horas antes de regresar al lugar para ingresar por la fuerza. Allí la atacó delante de los niños con la misma escopeta con la que luego se quitó la vida.

A partir de la denuncia realizada alrededor de las 23.30, las actuaciones pasaron a manos de la Policía de Investigaciones (PDI) bajo las órdenes de la fiscal Ana Laura Gioria. En la escena del crimen había trabajado el personal de la Subcomisaría 12° junto a los médicos del servicio de emergencias que examinaron a las personas fallecidas.






Comentarios