Una mujer de 29 años recordará por siempre la experiencia que vivió en las aguas del río Diamante.

La suelta de agua programada desde la presa Agua del Toro la tomó por sorpresa, la crecida la arrastró y por poco no murió ahogada. Se salvó porque la corriente la lanzó hacia un lugar cerca de la orilla y pudo anclarse tomándose de una roca.

Pero las peripecias no terminaron ahí, Valentina Reche salió del otro lado del cauce y era imposible volver a cruzar para llegar al camino. Pasó desde la tarde del jueves hasta la madrugada de este viernes en un risco a la espera de ser rescatada. Se cubrió con yuyos para resguardarse del frío ya que solamente estaba con bikini.

Alrededor de las siete de la mañana bomberos pudo llegar a la zona para asistirla y llevarla de regreso a casa.

“El lugar elegido por las chicas para bañarse en Los Reyunos se torna muy peligroso cuando se eroga agua desde el dique Agua del Toro, podrían haberse ahogado. Está rodeadas por cañadones”, comentó Claudio Esquivel, jefe de Bomberos de San Rafael en diálogo con Vibra FM.

Valentina y una amiga fueron hasta Los Reyunos con la idea de hacer treking. Partieron aguas arriba hacia el lugar conocido como Bajo Rosado y continuaron adentrándose en el terreno por varios kilómetros hasta que decidieron hacer un alto para descansar y refrescarse en lo que hasta ese momento eran las mansas aguas del Diamante.

“La idea era seguir pero nos metimos al agua para refrescarnos, eran como las tres de la tarde. Sabíamos que iban a largar el agua (desde Agua del Toro, la primera presa que hay sobre el río Diamante) pero no pensamos que tan temprano, entonces vemos la corriente y como se elevaba el agua, fue impresionante. Mi amiga alcanzó a llegar a la orilla pero a mí me arrastró la corriente, por ahí podía salir a respirar pero era impresionante, me daba vueltas y me arrastraba. Hasta que me llevó hasta un remanso y me agarré de una roca”, relató Valentina a Canal 6 de San Rafael.

Una vez que se puso a resguardo en la zona de los cerros “saque fuerzas no se de dónde y subí y subí porque no sabía hasta donde podía llegar el agua” prosiguió Valentina, la amiga consiguió como pedir ayuda con un ciclistas que estaban por el lugar, inició la segunda parte de la trama, tratar de llegar hasta donde estaba la mujer.

“Pasaron las horas, se me hacía una eternidad. Cuando vi que llegó la noche pensé en el frío, estaba descalza y solo con la bikini. Me fui hasta unas rocas, encontré unos yuyos, me tiré y empecé a arrancarlos para cubrirme un poco. Agradezco que no hubo tormentas anoche”, dijo Valentina al canal sanrafaelino.

Si bien lograron ubicarla entrada la madrugada de este viernes, no fue hasta primera hora de la mañana que pudieron cruzar ya que primero hubo que pedir la corta de agua desde el dique Agua del Toro y esperar a que descendiera el caudal.

“La mujer estaba bien, con algunos golpes contra las piedras porque el agua la arrastró y con mucho frío”, agregó Esquivel.