Una danesa adquirió admiración por un vino mendocino y para demostrar su fanatismo se hizo un sacó con las etiquetas. Se trata de Privado, el vino que elabora el enólogo Jorge Rubio en General Alvear.

Con 40 años en la profesión y fundador de bodega Finca Gabriel en 2003 en General Alvear, Rubio comenzó con una producción mínima pero le dio un toque distintivo en ese momento a cada botella desde la etiqueta y se convirtió en un emblema de la marca.

A su vino Privado le coloca una etiqueta de cuero y esa acción aún continúa siendo manual como en los inicios, cuando etiquetaban en la cocina de la casa.

En 2007 Rubio realizó su primera exportación y el destino "fue Dinamarca y por lo visto nuestros vinos gustaron mucho", contó a diario La Nación.

Siguiendo con la anécdota, el enólogo alvearense comentó que "en 2017, el wine shop de Copenhague que vende nuestros vinos realizó una degustación y allí se presentó una joven, luciendo un saco realizado con las etiquetas de cuero del Privado. ¡La verdad es que fue toda una sorpresa para él y para nosotros!!".

Vino Privado de Jorge Rubio.

La joven danesa, fanática del vino de General Alvear, reunió 400 etiquetas de cuero que obtuvo de las botellas del Privado, la colección de malbecs y tintos, y se confeccionó un blazer.

"El origen de las etiquetas de cuero fue un poco por casualidad: siempre me habían llamado la atención las etiquetas de los jeans, así que al momento de pensar en nuestra segunda etiqueta, parte por curiosidad y parte por la necesidad de diferenciarnos, nos lanzamos con la idea y resultó muy bien", le dijo a La Nación.