Motochorros asaltaron un Rapipago en General Alvear y se alzaron con un botín de $100.000.

El asaltante, que estaba borracho, sorprendió a la cajera, la redujo y para demostrar que no tenía escrúpulos le colocó el arma en la cabeza. Cargó el dinero en una mochila y escapó con el cómplice en una moto.

El atraco ocurrió el miércoles minutos antes de las siete y media de la tarde en el local de cobro de servicios en Mitre 1149, en el barrio Smata en Alvear.

De acuerdo a la información policial, un hombre delgado, de 1,80 de estatura aproximadamente con el rostro tapado con un cuellito y el caso colocado ingresó al local y le preguntó a la empleada si vendía cigarrillos.

Antes de que la mujer pudiera llegar a contestar, sacó un arma que tenía escondida entre sus ropas, a la altura del estómago, y la encañonó.

Si bien la empleada intentó accionar la alarma, el asaltante fue un paso más allá, le colocó el arma en la cabeza, para que desistiera de cualquier intención de oponerle resistencia, y la obligó a arrodillarse.

Después de reducir a la mujer, el delincuente tomó los billetes que estaban en la caja, los guardó en una mochila y salió del local.

A pocos metros del lugar, el cómplice en una moto lo estaba esperando y escaparon a toda velocidad.

Entre los detalles que aportó la víctima, aseguró que el asaltante estaba alcoholizado y vestía ropa de color negro, Recordó un pantalón de jogging chupín tipo babucha con elástico.

La causa por robo agravado ingresó en la Comisaría 14 de General Alvear.