Ante la conmemoración del Día internacional de la Dislexia este jueves 8 de octubre, en San Rafael se sumaron a la campaña de concientización sobre este trastorno del aprendizaje iluminando de azul turquesa la rotonda del Mapa y también el pórtico de ingreso al parque de los niños.

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje, de origen neurobiológico, crónico, con un significativo componente hereditario. Se encuentra en personas que no presentan ningún problema físico, psíquico ni sociocultural.

Es una dificultad en el aprendizaje de la lectoescritura, con presencia de inconvenientes en las percepciones auditivas y visuales.

El gran problema es que la mayoría de la gente no sabe que es disléxica (el 10% aproximado de la población padece este trastorno), debido a la poca información existente en la materia.

Justamente, durante cuatro sábados de octubre las sanrafaelinas Natalia Acosta y Antonella Cichelli llevan adelante el congreso mundial de la Dislexia, con la participación de especialistas de distintos continentes.

Los niños, jóvenes o adultos con este trastorno, tienen una capacidad intelectual normal, y en muchos casos superior a la media, pero se hace primordial su detección y atención temprana. El disléxico sólo aprende de una manera distinta.