Leandro Lucero dedica los fines de semanas a ayudar a las entidades que se lo piden. Lo hace sin cobrar un solo peso.


Leandro Lucero cambió el descanso de los fines de semana para trabajar solidariamente.

No tiene un negocio de comidas pero la dedicación de Leandro por la cocina hizo que su nombre se extienda rápidamente por General Alvear y el contacto con su número telefónico es viral entre los celulares.

Cada institución u organización social que organiza un evento para juntar fondos le pide ayuda y ahí está él para aportar toda su sapiencia en el arte culinario con una sola condición innegociable, todo lo hace sin cobrar un solo peso.

Leandro Lucero cocinando locro.

El “cocinero del pueblo” es casado, tiene 3 hijos (uno del corazón) y se gana el pan diario en Aguas Mendocinas desde hace 33 años. Actualmente es el encargado de redes, cloacas y la planta depuradora.

Hace unos cuatro años que empezó a cocinar para quien necesitara una mano, y desde entonces no paró más.

“Uno siempre sueña o piensa en ayudar a los demás, en dar una mano y ahora lo puedo hacer de esta manera”, contó el cocinero.

Amor y pasión es lo que utiliza cada vez que en un disco, una olla, una parrilla o un ensartador se dispone a cocinar una paella, arroz con pollo, locro, bifes a la criolla, matambre al ladrillo, chivo a la cazadora o inigualables costillares entre otras tantas recetas.

No hay mejor ingrediente para cocinar que no sea la dedicación, la pasión y el amor que uno le pone a cada comida. Cuando cocino para una entidad lo hago con el mismo amor que en mi casa cocino para mi familia. Así sale la mejor comida”, afirmó.

Leandro Lucero con su exquisito arroz con pollo.

Ha colaborado con distintas instituciones u organizaciones sociales como jardines maternales, equipos de básquet o rugby, colegios y recientemente hizo por iniciativa propia la venta de 1.000 porciones de arroz con pollo para colaborar con Elías Sosa. El joven que padece un linfedema (una inflamación) que va de los testículos al pie y pesa unos 20 kilos.

Apenas se enteró que Elías necesitaba reunir $200.000 para la cirugía, puso manos a la olla y junto casi la mitad del total del dinero que hacía falta.

En este 2019 además de cumplir 4 años haciendo el locro del Día de Campo de la Fiesta de la Ganadería, también fue el artífice del asado de los costillares al ensartador que le sirven a unos 2.000 comensales en almuerzo tradicional de la feria ganadera.

Después de hacer comida para ayudar a un merendero, está comprometido para colaborar con “las chicas de hockey de Carmensa y la gente del complejo deportivo Libertad”, contó sonriente.

Un sábado o un domingo, y cada vez más y más seguido, Leandro deja de compartir con la familia y destina el tiempo libre a vecinos que en la mayoría de las veces, no conoce.

Se te va la mañana pero es satisfactorio el ayudar a una institución que lo necesita y lo hago con todo el apoyo familiar”, sostuvo.


En esta nota:

Otras cocina Solidaridad



Comentarios