Los dueños tenían por ordenanza un plazo de 180 días para retirarlos pero no lo hicieron. Rige desde noviembre pasado. 


Por primera vez la municipalidad hará uso de una opción correspondiente a una de las últimas ordenanzas que se sancionaron en 2018 y hace referencia a la compactación de vehículos que están hoy en el corralón municipal y nunca fueron retirados.

En concreto, se trata de 23 autos que ingresaron al abarrotado galpón de Corrientes y Hernández antes de mediados de octubre y tras cumplimentarse el plazo establecido de 180 días para el pago de la multa y posterior recupero. Este mecanismo forma parte de lo establecido por la actual legislación local, que tuvo el visto bueno del Concejo.

“El Sr. Intendente Municipal ha dispuesto la compactación (…) de todos aquellos vehículos que se encuentren depositados en jurisdicción de este municipio (…) por un plazo superior a los 180 días corridos desde su ingreso”, se lee en la solicitada que se publicó en las últimas horas.

Y continúa: “A los fines de llevar a cabo dicha orden, se intima a los titulares de los vehículos a que en el plazo de 10 días hábiles procedan a realizar el pago de las multas impuestas (cuando correspondiere), derecho de oficina, accesorios y/o honorarios y guarda (todo con su debida actualización), bajo apercibimiento de llevar a cabo la medida decretada”. Además, incluye un detalle de los vehículos en cuestión y de sus respectivos titulares.






Comentarios