La firma arrancó el 2018 con una plantilla de 600 trabajadores, que se redujo a la mitad en menos de un año. 


El 2019 no arrancó de la mejor manera para los trabajadores de Motomel. La firma, con sede en la vecina localidad de La Emilia, cerró por 15 días en enero y aunque la producción se reactivó hace ya una semana, el panorama es poco alentador.

“Acordamos con la empresa un esquema de trabajo de cuatro días a la semana durante el mes de febrero, no se trabajarán los días viernes. Además, se volverá a abrir un esquema de retiros voluntarios durante este mes”, aseguró en diálogo con Radio Noba, Fabián Gigli, secretario de Prensa de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Algo similar ocurrió en septiembre, y unos 80 operarios se acogieron a la medida.

Y refirió: “La empresa hoy está en una situación de stop crítica. O mejora el nivel de ventas o lo que se plantea es producir al nivel de ventas para no generar stock”.

Lo cierto es que la motopartista arrancó el 2018 con una plantilla de 600 empleados, que se redujo notablemente a la mitad producto de los vaivenes económicos. De hecho, en enero se registró la venta de unas 3 mil unidades, “pero comparado con el año pasado no es bueno”. “Según como continúe el panorama del mercado, se evaluarán las próximas medidas a tomar”, sostuvo Gigli.






Comentarios