Los operarios aspiran a seguir trabajando en la planta, aunque la firma baraja otras alternativas.


El 2019 no arrancó de la mejor manera para los trabajadores de Motomel. La motopartista, con sede en la vecina localidad de La Emilia, cerró por 15 días en enero en medio de rumores por despidos. Y aunque la producción se reactivó hace ya una semana, el panorama sigue siendo de incertidumbre.

Los operarios aspiran a seguir trabajando, aunque la firma baraja –al parecer- otras alternativas.

“Acordamos con la empresa un esquema de trabajo de cuatro días a la semana durante el mes de febrero, no se trabajarán los días viernes. Además, se volverá a abrir un esquema de retiros voluntarios durante este mes”, aseguró en diálogo con Radio Noba, Fabián Gigli, secretario de Prensa de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Algo similar ocurrió hace cinco meses, y unos 80 empleados se acogieron a la medida.

La semana pasada fue clave y hubo una nueva reunión. “Nosotros antes que los despidos, preferimos las suspensiones”, había referido Gigli. Pero lo cierto es que las ventas no llegaron al techo esperado y las previsiones son poco alentadoras. De hecho, el año pasado se registró una caída del 16,5% en cuanto a patentamiento, sin miras de repunte.

En mayo la empresa también se desprendió de unos 130 trabajadores. “Esto es muy reciente. Hasta hace 15 días el panorama era muy alentador, estaba ingresando gente, pero la suba abrupta del dólar lo complicó todo”, disparó Gigli en su momento. Y a casi un año, el escenario es similar. 






Comentarios