El proyecto que lo faculta para su compactación, donación o posterior subasta fue aprobado por unanimidad este jueves en el Concejo. 


En sesión ordinaria, la penúltima del actual período legislativo, el Concejo Deliberante aprobó ayer por unanimidad un proyecto de ordenanza que busca alternativas para descomprimir el corralón. El depósito está abarrotado, en su mayoría con vehículos incautados en la vía pública.

La iniciativa –elevada hace tres semanas desde el cuerpo Ejecutivo– busca establecer un nuevo procedimiento que se ajuste a las posibilidades que auspicia desde su puesta en vigencia en octubre de 2013 la Ley 14.547 de la provincia de Buenos Aires. Entre otras, faculta al Municipio para disponer de las unidades abandonadas para su compactación, donación o posterior subasta.

Entre las consideraciones que le dan fundamento, advirtieron sobre “el estado de saturación en el que se encuentran los depósitos municipales donde se procede a la guarda de vehículos secuestrados por distintas contravenciones y falta de documentación, y que no han sido reclamados por sus propietarios”. El plazo establecido es de 180 días.

Se dejó constancia que además de autos y motos, la nueva legislación alude a camionetas, camiones, ómnibus, carretones y cuatriciclos, estos últimos aún en discusión.

El propio intendente actuará como autoridad de aplicación y se fijó también la obligación de publicar los correspondientes edictos en el Boletín Oficial y el diario local. “Si hubieren vencido los plazos y no se presentare el titular, se considerará que el vehículo ha sido abandonado. En este supuesto, la autoridad de aplicación estará facultada para iniciar los procesos de afectación”, tal como se señala. 






Comentarios