El joven de 30 años imputado por el crimen de Daiana Almeida había pedido su liberación.


La Justicia denegó la excarcelación al albañil Miguel Ángel Nieva, apresado por el crimen de la enfermera Daiana Almeida cuando salió de trabajar.

Así lo resolvió el Juzgado de Garantías N°2 de San Nicolás, a cargo del juez Ricardo Pratl. Desde la detención del principal sospechoso, el fiscal Ariel Tempo tiene 30 días corridos para reunir todas las pruebas y solicitar la prisión preventiva que deje al acusado preso hasta un futuro juicio oral.

Sobre el femicidio el albañil declaró que solo recordaba que la tarde en la que desapareció la víctima fue a la casa de su hermana y se emborrachó. La policía lo aprehendió luego de que su esposa les dijera que él le había confesado el crimen.

Miguel Ángel Nieva, albañil acusado del femicidio de Daiana Almeida. (infoaguilares)

Nievas se encuentra acusado de privación ilegítima de la libertad agravada, homicidio criminis causa, homicidio agravado por violencia de género y abuso sexual seguido de muerte.

De acuerdo a los pesquisas, el lugar de trabajo del imputado está frente al Hospital San Felipe de San Nicolás, de donde la víctima salió de trabajar en los primeros minutos del jueves 7 de noviembre, cuando fue vista con vida por última vez.

La principal hipótesis de los pesquisas apunta a que el acusado la siguió desde allí, la interceptó en la esquina de la casa y la llevó hasta un descampado en la zona de conocida como Molino Santa Clara, en el límite con Santa Fe, donde intentó abusar de ella y la degolló.

El mismo jueves a la noche el cadáver de Almeida fue encontrado con el torso desnudo en ese loteo, a unos 200 metros de la moto Zanella color rojo en la que se movilizaba cuando salió de trabajar.

En la casa del sospechoso, ubicada en la calle Ameghino 1871, se hallaron “evidencias que determinaron que la persona que vive ahí estaba vinculada al homicidio, como el reloj pulsera de la víctima, un pantalón manchado con sangre y algunas prendas de vestir quemadas en el fondo de la casa sobre una chapa“.

Además, se secuestró una moto y un casco igual a los del hombre que quedó registrado en varios videos siguiendo, interceptando e intimidando a la víctima.

El hombre de 30 años había cumplido una condena por homicidio en riña y tiene antecedentes por violencia de género y hurtos.




Comentarios