El operativo se realizó en comercios que simulaban reparar aparatos pero en verdad desbloqueaban los sustraídos en ilícitos y los vendían nuevamente.


Se secuestraron más de mil celulares tras la realización de una decena de allanamientos a comercios a raíz de una investigación por numerosos hechos de robo, hurto y arrebatos. Se descubrió que estos locales de “servicio técnico y venta de accesorios” en realidad encubrían la comercialización de aparatos robados.

Los agentes constataron que la actividad principal desarrollada en dichos negocios era el desbloqueo, liberación y cambio de número de Imei de los equipos sustraídos para su reinserción al mercado comercial con un marco de legalidad.

La decena de allanamientos se realizó en locales del centro de San Nicolás y de la localidad de Villa Ramallo, según publicó El Informante, y entre lo secuestrado figuran: 1325 celulares, seis CPU con software y programas para realizar la actividad ilícita, 20 tablets, 30 chips, un pendrive, una netbook, tres notebooks y documentación de interés investigativa.

También se procedió a la detención de los titulares de los comercios allanados.




Comentarios