Bajo el lema "Panzas que hablan", futuras madres, padres y vecinos convocan a través de redes sociales a una manifestación para el próximo viernes. 


Las falencias del sistema de salud en la provincia de San Luis están desde hace mucho tiempo. Desde hace años que cientos de madres del interior provincial no tienen donde parir a sus hijos y deben viajar kilómetros para dar a luz en la Maternidad Provincial “Teresita Baigorria”, en la capital puntana, e incluso algunos bebés nacen en la ambulancia, durante pleno viaje en la ruta con todos los riesgos que eso conlleva. 

Convocatoria para manifestarse en Villa Merlo.

Las habitantes de la Villa de Merlo, la emblemática localidad turística puntana, también sufren de esta problemática y a pesar de que hace unos seis meses el gobernador Alberto Rodríguez Saá inauguró el tecnológico Hospital “Madre Catalina” aún no hay especialistas para atender a futuras mamás. 

Es por esto que madres a punto de dar a luz y mujeres que han tenido a sus bebés alejadas de su familia y de su hogar se concentrarán para exigir a las autoridades que dispongan de los profesionales y especialistas necesarios para que poder parir en el mencionado hospital sea una realidad y no un sueño.

Alberto Rodríguez Saá cuando inauguró el Hospital “Madre Catalina”.

La convocatoria fue organizada por una mamá de la Villa de Merlo que está a punto de dar a luz a su quinto hijo. Bajo el lema: “Panzas que hablan” se concentrarán el viernes 22 de marzo a las 15, frente al hospital ubicado sobre Ruta 1 y El Ceibo, e invitan a todas las personas para que se cumpla con la ley. 

Otras de las exigencias es que incorporen especialistas que garanticen partos y cesáreas seguras y respetadas (anestesistas, neonatólogos y atención las 24 horas durante la semana y fines de semana). Cabe destacar que el mencionado nosocomio tampoco cuenta con pediatras en urgencias. 

Cientos de vecinos asistieron a la inauguración del nuevo hospital merlino.

En este momento el Madre Catalina, inaugurado hace seis meses, cuenta con dos licenciadas en Obstetricia, que controlan todo el período de gestación, pero no cuentan con el equipo necesario de especialistas para el alumbramiento, lo que desemboca en la inevitable derivación a la Maternidad “Teresita Baigorria” o, en su defecto, al Hospital Regional de Villa Dolores (al cual la mujer debe llegar por sus propios medios), informó El Corredor de Noticias.






Comentarios