El pequeño finalizó su tratamiento con células madres y en un video agradeció a todas las personas que lo ayudaron.


La familia puntana compuesta por Dario González, junto a su pareja Carol Rivero y Mateo, de siete años, viajaron a Dongguan, China, para que el pequeño pudiera realizarse un tratamiento experimental de células madres, con la esperanza de pueda recuperar su visión. Ahora que finalizó el tratamiento vuelven a San Luis agradecidos a todas las personas que colaboraron.

Los padres, junto a Mateofilmaron un saludo en plena Navidad y lo difundieron a sus contactos de San Luis. De ese modo quisieron hacer llegar el agradecimiento por la ayuda que le brindaron a su hijo, publicó El Chorrillero.

La familia afrontó un costoso viaje a China para que el pequeño recupere la vista; pero para lograrlo hicieron diferentes eventos que permitieron recaudar el dinero necesario.

“Queremos darles las gracias desde lo más profundo del corazón, sin la ayuda de todos no podríamos estar acá”, dijo el papá algunas horas antes de abandonar ciudad de Dongguan y volver a tierra puntana.

Mateo, el pequeño puntano que realizó un tratamiento en China.

“Tenemos que tener fe de que el tratamiento de buenos resultados”, contaron para quienes todos estos días estuvieron pendientes.

“Las puertas de casa están abiertas para cuando quieran ir a visitar a Mateo”, dijo la mamá.

“Nunca las vamos a cerrar. Gracias a todos por ayudarme, siempre vamos a estar con ustedes”, añadió el pequeño que también se mostró feliz por volver en pocos días a su casita de San Luis.


En esta nota:

San Luis China Salud




Comentarios