Lo hizo para que no haya otras víctimas, ya que ambos trabajaban en dos escuelas de la capital puntana, pero fueron separados del cargo. Tras su denuncia salieron a la luz más de 15 casos.


Ornella es una joven de 21 años que en junio de este año tuvo la valentía de denunciar a sus tíos Jorge y Patricio Desprez por abuso sexual. El primero se desempeñaba como profesor de educación física en el Centro Educativo Nº 2 “Paula Domínguez de Bazán”, y el otro, como preceptor en el Colegio Nº 1 “Juan Crisóstomo Lafinur”, ambos de la capital puntana. 

Ornella ante la Justicia. Foto: Martín Gomez.

Con miedo e incertidumbre la joven no dudó y el lunes a la mañana llevó las denuncias al Ministerio de Educación de San Luis, por lo que las autoridades mediante resoluciones 12 y 13, iniciaron los sumarios y apartó de sus cargos a las dos personas acusadas.

Ese mismo día las alumnas del colegio de mujeres “Paula Domínguez de Bazán” realizaron una asamblea con padres, directivos y funcionarias de Educación; allí las alumnas una por una aseguraron haber sufrido abusos de Jorge Desprez. E incluso, en la reunión, participó una joven, que hoy tiene 33 años, pero que en 2014 denunció por lo mismo al docente, aunque la Justicia archivó esa investigación por falta de pruebas.

Mirá también: Una alumna escrachó a un profesor de gimnasia por abuso sexual y lo apartaron del cargo

El Diario de la República entrevistó a Ornella, quien con voz baja relató los terribles episodios a los que sus tios la sometieron; por parte de Jorge comenzaron durante la infancia, calcula que fue entre los 10 y 12 años, durante mucho tiempo. “No lo puedo recordar bien. Las secuelas psicológicas que te quedan, ya quedan para siempre”, lamentó la joven mientras encogía sus hombros, como resignada. 

“Con Patricio fue hace dos años”, aseguró Ornella, y señaló que en ninguno de ambos casos los abusos llegaron al acceso carnal. Contra el preceptor, hasta donde se sabe, no hay otra denuncia aparte de la de su sobrina, según el medio local. 

La joven aseguró que: “Los denuncié no por mí, ni por odio, ni bronca, lo hice por miedo a que le pasara a alguien más”, y ese “alguien más” son, para ella, las alumnas de los colegios en los que trabajan sus tíos hace muchos años.  “Uno a veces se siente culpable de no haberlo hablado antes para que no volviera a pasar, para que no le pase a nadie más”, lamentó Ornella

Ella también estuvo presente en la asamblea en la “Bazán”: “Ahí me enteré de muchas cosas horribles que sus alumnas contaron, yo no las sabía y fue muy fuerte”, dijo en alusión a los más de 15 testimonios que actuales alumnas contaron sobre tratos inadecuados por parte de Deprez.

La denunciante indicó que hasta el momento realiza los trámites por sus propios medios, sin el asesoramiento de un abogado, con el apoyo de su familia, que son su mamá y su hermano. Explicó que mantiene un parentesco que considera lejano con Jorge y Patricio, dado que su madre es hermana de la esposa de este último.

Abuso en el colegio, imagen ilustrativa.

Según Ornella, Jorge abusó de ella en varios lugares y en la familia de él era algo que se sabía. “Tuve tratamiento psicológico por mucho tiempo. Hace dos años tuve anorexia nerviosa, depresión y estuve muy mal a causa de todo eso”, recordó y  dijo que: “Jorge abusó de otras chicas en la familia, pero ellas no denunciaron”.

Parte de la familia cuestiona la denuncia

Un periodista de dicho medio local aseguró que un allegado a los Despréz respondió que por el momento la familia no va a hacer declaraciones, porque su estado anímico no se los permite. Pero adelantó su postura de que la denuncia de Ornella es falsa y está causando un gran dolor en la familia.

A lo que Ornella respondió: “Entiendo su dolor, pero no pueden esconder a un abusador, mi familia vivió en una hipocresía siempre. Esto no es por mí, ni por ellos. A mí me dolió mucho perder contacto con ellos. Todo el tiempo que callé fue solo para no hacerles daño. Pero mientras yo me callaba iban a haber más mujeres y niñas en peligro”, sentenció. 




Comentarios