Gastón Solari apenas supo que el juez lo había procesado y dictado prisión preventiva, se dio a la fuga.


En mayo Gastón Solari, acusado de violar a su hijastra, escapó de San Luis luego de que el juez lo procesara y le dictara prisión preventiva. Hace un par de semanas el hombre fue encontrado en Brasil, donde ahora está detenido. 

Los investigadores creen que Solari logró pasar las fronteras con un documento falso y que habría tenido la ayuda de amigos y allegados para lograrlo y subsistir.

Santiago Calderón Salomón es el defensor de la víctima y dijo a El Diario de la República que están realizando los trámites para traerlo a San Luis y llevarlo al Servicio Penitenciario Provincial pero las comunicaciones entre Interpol Brasil e Interpol Argentina son vía correo electrónico, por lo que demora la diligencia. 

El letrado explicó que el arresto no trascendió antes porque faltan precisiones sobre dónde está alojado Solari y dónde se produjo la aprehensión.

Luego Calderón Salomón aseguró que para la víctima y la familia “es un alivio que Solari esté detenido. Pero hasta que no tengan la certeza que está acá… Por eso la mamá no ha hablado, ya que no se sabe cuándo será la extradición. De hecho, desde el juzgado se han manejado con la misma tesitura. No saben cuándo puede tardar. Ellos (los funcionarios judiciales) también están expectantes. Pero hasta tanto no esté aquí, no quieren dar muchos detalles”.

“Lo que voy a informar luego bien es dónde está, en qué parte de Brasil, en carácter de qué. Algunos dicen que ya estaría cumpliendo la preventiva, y otros que todavía no. Pero que se encuentra detenido, eso seguro”, explicó Calderón Salomón al mencionado medio local.

El caso

En el 2017 Solari fue denunciado por su expareja, con quien vivía en La Punta, luego de que la hija (15) de la mujer le contara que su padrastro la había violado mientras ellos convivían entre los 9 y 10 años. La pareja convivió “entre un año y medio y dos”, detalló el abogado.

Mientras se hacían las investigaciones Solari estuvo libre, pero en diciembre de 2018 el juez le tomó declaración indagatoria por “Abuso sexual con acceso carnal, agravado porque la víctima es menor y por la situación de convivencia preexistente” y el pasado 17 de abril, el juez Penal 1, Marcos Flores Leyes lo procesó con prisión preventiva.

A partir de ahí no pudieron ubicar a Solari y todo daba indicios de que no iba a ponerse a disposición de la Justicia ya que había renunciado a su trabajo y cerrado sus cuentas en Facebook e Instagram.

La Dirección General de Investigaciones trabajaron en conjunto con el juzgado, la querella y la Policía para poder dar con Solari. 

“Fue toda una logística: se hicieron pericias —vinculadas a teléfonos—, nosotros hicimos presentaciones, fueron policías de Interpol a Brasil. No se llegó a él porque tropezó en algún error. La investigación tuvo que ser muy prolija”, exhortó Calderón Salomón.

Luego reveló que Solari y sus allegados mantenían comunicaciones telefónicas en “código”, para no dar pistas de dónde estaba. 

También le solicitaron al fiscal Marcelo Palacio Fernández que hiciera las compulsas para investigar si la conducta de estas personas que se sospecha le prestaron colaboración a Solari encuadra en algún delito.




Comentarios