La joven y su madre están detenidas e imputadas de "Homicidio calificado por el vínculo".


A mediados de julio Romina Cecilia Jaime de 21 años llegó al Hospital del Sur de la capital puntana, acompañada por su madre Mónica Roxana Zigman de 60 años, con un fuerte dolor abdominal. Luego contó que dio a luz a un varón, pero murió por asfixia y fue encontrado en un basurero del nosocomio puntano. 

Mirá también: San Luis: detuvieron a abuela y madre del bebé hallado muerto y envuelto en una campera

El martes pasado madre e hija fueron llamadas a declarar al juzgado Nº 2, a cargo del juez Ariel Parrillis, porque están imputadas de haberle causado la muerte al bebé a los minutos de nacer en el baño del Hospital del Sur.

La testigo aseguró que Romina estaba confusa, desorientada, como perdida, dijo su abogado Héctor Zavala Agüero a El Diario de la República; por lo que el letrado pidió que le hagan a la joven una pericia psicológica-psiquiátrica, que se la realizarán en los próximos días.

Jaime dijo que ella no sabía que estaba embarazada, pero su bebé nació a término, por parto vaginal y pesó 2,600 kilogramos y la autopsia reveló que la causa de su muerte fue una “asfixia mecánica”. 

Mónica Roxana Zigman y Romina Jaime.

La testigo es una bioquímica que atendió en el Hospital del Sur a Jaime y, de acuerdo a lo que han logrado reconstruir los policías del Departamento Homicidios, el 18 de julio por la tarde Jaime dio a luz a su hijo, un varón, en un baño.

La hipótesis que manejan es que luego de parir, ella, su madre, Mónica Zingman, o juntas asfixiaron al bebé, cuyo cuerpo fue hallado un rato después envuelto en un saco, adentro de una bolsa que estaba donde se depositan los residuos patológicos del centro de salud, publicó el mencionado medio local.

La bioquímica “dijo que al salir del baño vio a Romina confusa, distraída, extraviada, en estado de shock. Y lo mismo dijo la compañera. Sentaron a Romina en una silla y lo primero que le preguntó la testigo es qué hora y día era, y ella le contestó en forma muy confusa. Estaba desorientada”, explicó Zavala Agüero.

Hospital del Sur, en San Luis.

“Le extrajo sangre (la testigo) y es quien abrió la puerta del baño, porque Romina estaba con un sangrado. Describió el lugar e indicó quiénes estaban presentes ese día”, agregó el defensor y resaltó un dato que dio la profesional: “Ella declaró que, si bien no es común, ha sucedido que mujeres embarazadas refieran que menstruaban. No sería extraño, entonces, lo que dijo mi defendida”, consideró.

Jaime dijo que no sabía que estaba embarazada y que durante todo el embarazo siempre tuvo el período.




Comentarios