El hecho sucedió en Potrero de los Funes en San Luis. Habría otro caso similar.


Una vecina de Potero de los Funes en San Luis denunció que el lunes cerca de las 11:30 un hombre siguió y tomó fotos a su hija de 15 años que recién salía de educación física en la Escuela Nº 267 Gobernador Eriberto Mendoza. 

La mujer desesperada, envuelta en el miedo y la incertidumbre relató a El Chorrillero que la chica salió de la escuela e iba caminando hasta que a la altura de la Comisaría 33ª, de la localidad, notó la presencia del hombre y siguió caminando. El seguimiento fue durante unas cinco cuadras más. 

​La adolescente, que tenía mucho miedo, se dio vuelta, observó que el hombre cambió de vereda y que “tomaba imágenes”, por lo que apuró el paso para llegar a la casa. 

“Podría haber pasado algo más. Me dijo que no sabía que hacer, estaba paralizada”, confesó su mamá quien hizo una exposición en la dependencia policial y aseguró que realizará la denuncia.

Los efectivos de la Policía le explicaron que ya solicitaron a la Comuna las filmaciones de las cámaras de seguridad para poder rastrear al acosador.

La joven lo describió con más de 1,70 metros de altura,  tez blanca, con barba de unos días, pelo negro corto y “caminaba ladeado”. Vestía con un buzo rojo y un jean.

Cuando la chica describió al hombre, una mujer le comentó que le “pasó lo mismo” hace unas semanas atrás.

“Estamos en Potrero y se supone que vivimos tranquilos. El tema es que como le pasó a mi hija le puede pasar a cualquier otro niño”, advirtió la madre y pidió a los padres que cuiden a los niños e incluso habló con autoridades del colegio para que tomen alguna medida al respecto, como advertirles a los alumnos en las aulas.

“Queremos saber quién es esta persona de esta manera estaremos en paz”, concluyó la mujer.





Comentarios