Pudo ser una fatalidad. Pudo haber terminado en la muerte de un hombre. Pero por obra del destino o del azar, los cuatro balazos que le dispararon desde una moto a Dario Jesús Cortez no terminaron con su vida. Según relató este hombre de 30 años, un amigo que vivió hasta hace poco en Santa Lucía, le disparó cuatro tiros, tres de ellos le dieron en las piernas y en un glúteo. El ataque quedó registrado por las cámaras de seguridad que están en la zona y ahora forman parte de las pruebas con las que investiga la Policía. El tirador está prófugo.

El episodio ocurrió el pasado martes 17 de noviembre, en la puerta de la casa de la víctima, ubicada en calle Ramón Franco y Santa Fe, a metros de la comisaría 5º. A las 11 el agresor buscó a Cortez en su casa, fue a pedirle plata. Según dicen los familiares de la víctima, en aparente estado de intoxicación por drogas. Ante la negativa, le disparó cuatro veces. “Mi marido se demoró en salir porque se estaba cambiando. Cuando salió, según me cuenta, este muchacho le pidió plata. Mi marido le respondió que no tenía, que no podía darle. Este otro chico ahí le dijo: ` ¿así que no me vas a dar? Te voy a matar…´ Y sacó el arma y comenzó a dispararle”, relató a Tiempo de San Juan, Noelia Herrera, esposa del baleado.

El agredido sufrió el impacto de tres balazos: dos en las piernas y uno en el glúteo/ Tiempo de San Juan. Tiempo de San Juan

De los cuatro tiros, tres impactaron el cuerpo de Cortez. Dos en las piernas y el tercero en un glúteo. De acuerdo al testimonio del agredido y la familia, nunca hubo problemas entre los dos involucrados en este violento episodio. Las imágenes de las cámaras de seguridad fueron claves para contar con más detalles sobre el hecho. Desde la seccional 5º iniciaron una intensa búsqueda del agresor, pero todavía continúa prófugo de la Justicia.