En San Juan muchos de los hechos delictivos que se registran tienen como protagonistas a jóvenes adolescentes menores de edad. Como consecuencia, desde la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia buscan fortalecer programas basados en la enseñanza de oficios para poder trabajar con este grupo de chicos que delinquen y así poder evitar que reincidan en delitos.

Según comentó el director de Niñez, Carlos Olivera, a Diario La Provincia SJ, la Dirección está dividida en tres áreas, que son: la de Admisión, la de Territorio y la del Nazario Benavídez. La segunda busca abordar el trabajo con menores de edad que en algún momento tuvieron algún vínculo con delitos y que son inimputables por su corta edad. “Se trabaja en territorio, en comunidad y con las familias con los adolescentes de 13, 14 y 15 años, inimputables, que han cometido algún primer delito o contravención al Código de Faltas de la provincia. Las medidas con las que trabajamos son socioeducativas y de reinserción social, es decir, hay una serie de derechos que evidenciándose y no estar cumplimentados, generan esta posibilidad ociosa, quizás, de que caigan en estos actos delictivos”, sostuvo Olivera.

Además, agregó: “Primero se trabaja con la familia, saber cómo está compuesto el núcleo familiar y las particularidades de cada una, pero siempre tiene que haber un adulto familiar referente, que se empodere y que sea el guía para realizar pautas de trabajo para alejar al adolescente de la ilegalidad”. En este sentido, los adolescentes menores de 16 tienen que estar escolarizados y tener continuidad en el colegio. También, pueden realizar deportes y tener actividades sociales y culturales. A partir de dos proyectos distintos es que la Dirección busca que esas prácticas sean fomentadas.

“Tiene que ver con la capacitación en oficios de albañilería y barbería, que los brindamos gratuitamente para, justamente, evitar ese tipo de actividades [delictivas]. Sin embargo, está la libertad de cada ser humano, el contexto en el que se desarrolla pero desde la Dirección de Niñez damos todas las herramientas y asesoramientos permanente al grupo familiar y al adolescente”, agregó el funcionario. Hoy en día, la Dirección trabaja con un  grupo de 15 chicos y otro de 13.

“Tiene que ver con que uno le acerque las herramientas y ellos, en su libertad y voluntad, accedan a ellas. Tenemos un grupo mayor de chicos en la parte territorial pero los que han accedido a llevar adelante el curso, perfeccionarse, capacitarse y estudiar por sí mismos son los comentados”, concluyó Olivera. Es que, una vez que finalicen los cursos, los chicos podrán ser acreedores de una serie de materiales para desenvolverse en los oficios que aprendieron.