Romina Aguirre era una joven de San Juan que desde enero pasado residía en Australia y que falleció el pasado 9 de noviembre por causas que se investigan y que tendrían relación con la epilepsia que padecía. Su muerte conmovió a la sociedad sanjuanina al conocerse que la familia de Romina no contaba con los fondos para repatriar sus restos mortales.

Con ese fin lanzaron una colecta en forma online, a través de la plataforma GoFundMe, y a través de ese medio finalmente pudieron conseguir más de 10 mil dólares para financiar la repatriación, de acuerdo a lo informado por el novio de la joven, Edinson Angarita.

“Gracias a todos los que han donado y nos han ayudado a alcanzar nuestra meta. Esta recaudación de fondos permanecerá abierta mientras las personas deseen donar. Hemos alcanzado nuestra meta y podemos cubrir todos los costos que necesitamos para enviar a Romina a casa. Si tiene alguna inquietud sobre cómo se utilizará su donación y las donaciones futuras, comuníquese conmigo. Una vez más, ¡muchas gracias!”, señaló Angarita a través de esa misma plataforma.

La obtención de los fondos asegurados para realizar la repatriación es el primer paso para avanzar en ese doloroso proceso, aunque aún resta resolver el tema burocrático. Para resolver este aspecto intervino el gobierno sanjuanino, a través de la Secretaría de Relaciones Institucionales.

El titular del organismo, Marcelo Fretes, en diálogo con AM 1020, aseguró que ya se encuentran trabajando para alcanzar ese fin: “El aspecto económico estaría casi resuelto pero cada país tiene su régimen legal y sus formas de trabajo, en las que se pueden encontrar distintas puertas pero no se sabe cuáles se tienen que golpear. Como vimos que la necesidad pasaba por ahí, buscamos un trabajo conjunto con el gobierno nacional, a través de la Cancillería para este aspecto”.

Para avanzar con el trámite se requieren los resultados de la autopsia de Aguirre, que ya está en proceso en el país oceánico, como así también la adhesión al protocolo internacional que rigen ante la pandemia de Covid-19.

“Habrá que esperar que estén los resultados para saber cuáles son los siguientes pasos, esto es un proceso que hasta que no se empieza a recorrer, tampoco se asegura el sendero a seguir. El gobierno argentino, a través su cuerpo consular, se está haciendo presente en el lugar”, aseguró Fretes.

Romina tenía 32 años y era licenciada en Turismo. Había llegado a Australia gracias a una beca para perfeccionar su inglés y murió el pasado 9 de noviembre en Melbourne, luego de sufrir aparentemente un ataque de epilepsia, enfermedad que padecía.