Un atroz caso de abuso sexual y una condena que genera indignación en San Juan. En un juicio abreviado, un hombre de 66 años reconocerá que abusó sexualmente de su hija durante 24 años y la embarazó tres veces. Ya acordó con su defensor una condena de 15 años de cárcel, pero será la jueza quien decida si acepta o no la pena.

El caso se conoce desde marzo de 2019, cuando la víctima estalló en lágrimas y fue directo a la comisaría a poner una denuncia en contra de su propio padre. Según su testimonio, el relato en televisión de una nena que había sido abusada por su papá fue determinante para liberarse de la opresión paterna. En ese entonces había iniciado una relación con otro hombre, con quien tuvo otro hijo producto del amor.

Pero no fue fácil dejar atrás esa vida llena de cicatrices. Tenía 12 años cuando su papá comenzó a violarla, con la excusa de que le enseñaría a “hacer las cosas bien”. A los 20 tuvo su primer hijo producto de los ultrajes y a su familia le dijo que el padre del niño era un verdulero, que no quería hacerse cargo. Años después volvió a quedar embarazada, pero perdió el bebé de cinco meses de gestación como consecuencia de una brutal golpiza que recibió por parte de su padre.

A los 28 años se repitió la escena. La víctima tuvo a su segundo hijo y volvió a atribuirle la paternidad a un compañero de la cosecha. Después de dar a la luz al pequeño siguió viviendo bajo el mismo techo que su abusador, pero por un tiempo, ya que luego de una discusión con el sujeto se animó a dejar su casa.

Integrantes de la "Asociación Amas de Casa" asistieron a Tribunales para dar apoyo a la mujer víctimaDiario de Cuyo

Según publicó Diario de Cuyo, ahora el albañil deberá responder por todos los delitos que se le imputan. Está planteado que vaya a un proceso abreviado y que acepte directamente una pena de 15 años de prisión. Eso es lo que pactó a través de su defensor, Alejandro Castán, y el fiscal Daniel Galvani. Las pruebas lo complican: la prueba de ADN a uno de los hijos de la víctima revelan la paternidad del acusado con un 99,999%, además del informe médico que indica un profundo daño psíquico en la mujer.

Será la jueza Silvina Rosso de Balanza, de la Sala II de la Cámara Penal, quien tenga la última palabra. De no aceptar la propuesta del acusado, no podrá agravar la condena establecida.