La víctima fue identificada como Silvio Carpio, de 47 años. Lo encontraron en su casa, tapado con una frazada.


Tirado boca arriba, desfigurado, lleno de sangre y con la cabeza tapada con una colcha. Así es como encontraron a Silvio Roberto “Ringo” Carpio (47) en una vivienda ubicada en Villa San Damián, en Rawson. Por ahora el móvil del crimen es un misterio. Para los familiares fue un robo, aunque la Policía maneja otras hipótesis.

El sujeto, que sufría diabetes y hacía changas, fue hallado por un sobrino en una pequeña habitación que hay en su casa y sirve como despensa. El joven había pasado por el frente de la vivienda y como le pareció raro ver la puerta principal entreabierta y el perro en la calle, ingresó al domicilio sin imaginar que iba a toparse con una macabra escena. Tras ver a su tío, inmediatamente dio aviso al 911.

Criminalística trabajó en el lugar por más de 5 horas. Según las primeras pericias, a Carpio lo asesinaron a golpes en la cabeza con un ladrillo que hallaron ensangrentado. Además tenía la cabeza desfigurada. El médico de la Policía señaló que la víctima llevaba entre 12 y 24 horas sin vida.

Familiares y vecinos consternados por la noticia.

El hombre vivía solo en su casa paterna. Su hermana, Norma, supone que se trató de un crimen en ocasión de robo, ya que el último viernes había cobrado la pensión por la diabetes que sufre. “Llevaba una vida tranquila, acá era conocido y no tenía problemas con nadie. No sabemos qué pudo haber pasado”, aseguró la mujer.

Sin embargo, según publicó Diario de Cuyo, esa hipótesis perdió fuerza porque a simple vista en la casa no faltaban objetos de valor. Otra teoría sería la disputa familiar por la sucesión de la casa. Hay tres sobrinos detenidos y ya se realizaron allanamientos para buscar el arma homicida.






Comentarios