La mujer aseguró que le vendieron dos tortas y ambas no estaban en condiciones. 


Una mujer denunció a través de las redes sociales haber comprado una torta a la marca “Budines Caseros”. Grande fue su sorpresa al encontrar adentro del pastel pelos pegados en el fondant y hasta una moneda en la base. A esto se le suma que la torta se desarmó por completo. La abuela del cumpleañero intentó cambiar el pastel pero la segunda vino peor que la primera.

​Marcela Gómez fue la mujer que denunció la mala experiencia que vivió el día del cumpleaños de su nieto y lo relató en su Facebook: “Mi hija encargó un modelo de torta hermosa para el cumple de mi nieto, llega el día de retiro y empezaron las sorpresas: la torta por empezar ni se le parecia al modelo que ella pidió! Llegó a casa la torta y se destruyó sola (…) le sacamos la bolsa y tenía cualquier cantidad de pelos en el fondant, un asco, sin palabras. Mi hija la reclamó, le dijeron que le devolvían la plata, que ella pagó por la torta, cuando llego a la casa de la mujer (…) le dijeron que se quedara tranquila, que se lo iban a solucionar. Fuimos a buscar la torta a las 19, un asco, algo impresentable cero prolijidad (…) Fuimos a partir la torta y encontramos debajo del fondant una moneda de 2 pesos, un peligro miren si alguien se la tragaba“. 

Marcela registró el estado de la torta con imágenes, en donde se puede ver hasta discos de vinilo usados a modo de separación entre capa y capa. La publicación fue compartida casi 1.000 veces y tuvo más de cien comentarios en donde clientes de distintos servicios de gastronomía compartieron experiencias similares.  

Desde Defensa al Consumidor instaron a denunciar este tipo de casos. Para hacerlo hay que contar con factura además de imágenes que constanten el estado de lo comprado. Para mayor información, llamar al 4305000. 






Comentarios