Fue a través del Banco de Tierras, un programa en el que particulares ofrecen y venden sus terrenos al Estado.


Desde mediados del 2017 hasta la fecha, el Instituto Provincial de la Vivienda compró más de 200 terrenos en los departamentos del Gran San Juan. Esto fue posible mediante el “Banco de Tierras”, una herramienta que estaba regulada desde hace un tiempo en la provincia pero recién pudo operar el anteaño pasado. Además hay otros 1.000 terrenos que están en etapa de evaluación para ser adquiridos.

“La idea principal del Banco de Tierras es eliminar los intermediarios y que el IPV negocie con el particular que ofrece su terreno, siempre y cuando se ajuste a los requisitos estipulados”, explicó Daniel Gimeno, subinterventor del IPV, a Diario Huarpe.

Este novedoso programa se creó con el objetivo de brindarles la posibilidad a los particulares de vender sus propios terrenos al Estado. De esta manera el IPV tendrá así un abanico de posibilidades para la construcción de viviendas en zonas de mayor urbanización. “A la hora de adquirir un terreno, el IPV tiene en cuenta dónde está emplazado. La premisa es no afectar las zonas de cultivo, por eso damos prioridad a los lugares planos, ubicadas principalmente al suroeste de San Juan”, señaló Gimeno.

Sorteos 2019

Después de la entrega de 1. 429 casas en diciembre, el IPV realizará dos nuevos sorteos. La primera adjudicación se llevará a cabo el primer trimestre de 2019 y los beneficiados serán los habitantes de las localidades del interior como Valle Fértil, 9 de Julio y Calingasta, entre otras. Mientras que los inscriptos del Gran San Juan tendrán una nueva chance a fines del año corriente o principios del 2020.






Comentarios