Yésica es sanjuanina y contó los episodios de violencia de género que sufrió a manos de un mendocino, hoy detenido. 


La siesta del sábado 8 de septiembre fue de terror para Yésica Olmos (30), una mujer oriunda de la zona de Las Talas, Sarmiento. Estaba durmiendo en su humilde casa de adobe y caña cuando fue sorprendida por su expareja, Luis Ignacio Romero (23), quien la intoxicó con pastillas y alcohol y con un cuchillo amenazó con matarla. El sujeto quedó detenido, pero la víctima teme por lo que pueda hacer al salir de la cárcel: “Tengo miedo de que salga, venga a buscarme y me termine matando”.

El violento episodio que atravesó Olmos a manos de su expareja ocurrió este último sábado, cerca de las 15.30 horas. “Cuando abrí los ojos lo tenía arriba y con sus manos me ahorcaba muy fuerte el cuello. Me decía que le diera los mellicitos, que era mi culpa que nos los hayan quitado. Me amenazó con un cuchillo y me dio tres cachetadas. Antes de irse me dio cuatro pastillas blancas grandes, me hizo que tomara vino de una caja y me puso un polvo en la nariz”, señaló la mujer.

Fue un hermano el que la encontró convulsionando una hora después. Contó que estaba perdida, que no se acordaba nada y que tampoco reconocía a sus familiares. Olmos fue derivada al hospital y luego radicó la denuncia en la seccional 9na. Mientras que el sujeto, procedente de Mendoza y empleado municipal en el departamento sanjuanino, fue detenido ese mismo día y quedó a disposición de la Justicia.

De acuerdo a lo que publicó Diario de Cuyo, al parecer el hombre estaba enojado porque un juez decidió que no estaban en condiciones de criar a su mellizo (hoy de 1 año) y les quitó la guardia. Sin embargo la mujer dijo que fue varias veces golpeada y humillada por Romero, de hecho contó que en 2017 lo denunció por abuso sexual.




Comentarios