En el Parque de la Biodiversidad ya han nacido 10.000 ejemplares desde septiembre hasta el momento. Los peces serán usados para poblar los diques de la provincia. Este año se logró mejorar las técnicas de reproducción, además fueron capturados reproductores de distintos espejos de agua de la provincia, que se sumaron al plantel reproductivo en el Centro de Acuicultura del Parque, lo que también produjo un evento atípico de reproducción temprana.

Actualmente, continúa el nacimiento de larvas, siendo octubre y noviembre los meses en los que habitualmente se registra el pico más alto de la temporada, donde se prevé que nazcan aproximadamente 2000 ejemplares más. Con el objetivo de repoblar los espejos de agua de la provincia y amortiguar el efecto producido por la pesca. todos los años se inicia este proceso de reproducción, coordinado por la Secretaría de Medio Ambiente.

​La primera etapa de la reproducción se realiza en piletas en las que se encuentran ejemplares sexualmente madurados, seleccionados previamente. El proceso arrranca poniendo elementos que simulan ser vegetación, allí las hembras liberan los huevos que son fecundados por el macho. Las hembras desovan a distintos tiempos, por lo que se deben controlar periódicamente. Posteriormente los huevos son colectados y medidos en una probeta graduada.

Luego se reliza una extracción para obtener un valor estimado de la producción. Las ovas son transportadas a las incubadoras, un sitio adecuado con iluminación especial. En ellas acontece otro proceso muy importante, la embriogénesis, cuyas etapas son necesarias para la formación de un embrión viable. Este proceso se concreta aproximadamente en 10 días a temperaturas cercanas a los 18°C. Luego se produce la eclosión, es decir, el nacimiento de los pequeños pejerreyes que tienen un tamaño que oscila en 4 a 6 mm.