Una nueva denuncia por violencia de género terminó con la intervención de flagrancia. En este caso, una mujer tuvo que escapar a la ruta para pedir ayuda luego de que pareja la agarrara a las piñas en el baño. Según relató la mujer la furia del hombre se desató por no encontrar una documentación. La mujer logró parar un patrullero, que la acompañó a su casa donde había dejado a sus dos hijos. El agresor, Facundo Saavedra, fue detenido y será juzgado por flagrancia.

El episodio de violencia sucedió cerca de las 22 del pasado 11 de octubre. La víctima dijo que se encontraba junto a su marido y sus dos hijos -de 2 y 3 años de edad- en su vivienda, ubicada en inmediaciones de calle Porres y Ruta 40, departamento Chimbas. El imputado ingresó al baño donde estaba ella y comenzó a insultarla al no encontrar una documentación. Posteriormente rompió el lavamanos y la agarró a las piñas. Los golpes de puño fueron todos en la cabeza, lo que llevó a que la víctima huyera del domicilio, quedando el agresor con sus dos hijos.

Facundo Saavedra, el agresor.

Una vez en la calle, la damnificada buscó auxilio en la Ruta 40. La mujer fue custodiada por un móvil policial para que pudiera regresar a su domicilio. Allí todavía se encontraba Saavedra, encerrado junto a los menores. Finalmente los uniformados pudieron ingresar a la vivienda y detener al sujeto, conteniendo también a los menores. El más chico, de tan solo dos años, tenía la nariz y la boca ensangrentada.

Al lugar también arribó personal de ambulancias del 107, el cual asistió a la víctima y a los menores. La mujer fue trasladada posteriormente a la sede de la Comisaria para la Mujer, sede en la cual la víctima se abstuvo de radicar la denuncia correspondiente. Es común que las víctimas de violencia de género no concluyan los trámites judiciales porque tienen miedo ya que se encuentran dentro de un espiral de violencia.