El tratamiento lo lleva a cabo el Instituto Provincial de Hemoterapia y sirvió para recuperar al quinto caso de coronavirus


La donación de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 parece ser hoy un camino prometedor hacia la recuperación para las personas que cursan la enfermedad. Si bien en Argentina están realizando estudios para comprobar científicamente si este tratamiento sirve para mitigar los efectos en los nuevos contagios, en San Juan hay una fuerte apuesta a este procedimiento. Hubo pacientes de los 8 de coronavirus detectados en la provincia que donaron plasma e incluso hubo repatriados que, una vez que se recuperaron, también se sumaron a esta campaña.

Desde el Ministerio de Salud de la Provincia evitaron dar cifras, pero confirmaron que hay residentes y no residentes que donaron plasma desde que se desató la pandemia en la provincia. Incluso hubo dos casos que comentaron públicamente su intención de someterse a este tratamiento para ayudar a otros pacientes.

Uno de los sanjuaninos infectados que aún transita la enfermedad y recibió plasma de una persona recuperada es el neumonólogo que contrajo la enfermedad tras estar en contacto con una colega, la mujer denunciada por el Gobierno provincial por violar los protocolos sanitarios. Este profesional había estado en grave estado y milagrosamente se recuperó en los últimos días, de hecho la primera PCR dio negativo y estaría a un paso de recibir el alta.

“No hay forma de saber que tan efectivo, no sabemos cuántos anticuerpos ha generado, cuál es la mejor dosis o el mejor momento. Por ahora se están realizando estudios en todo el mundo para saberlo”, sostuvo Alfredo Laplagne, responsable Instituto Provincial de Hemoterapia, el organismo que lleva adelante el procedimiento de donación de plasma.

En Argentina realizan un estudio para comprobar científicamente si el plasma de pacientes que han padecido coronavirus sirve para contrarrestar los efectos en los nuevos contagiados.

Por el momento en San Juan no están realizando una campaña pública para impulsar este método y sólo brindan información a todos los pacientes que han cursado la enfermedad. “Evaluamos caso por caso y hablamos con la persona, a quien se le explica todo el procedimiento, cómo funciona, cómo es y para qué se va a usar. El paciente a veces quiere, o tiene miedo o no quiere por otra cuestión. Pero hay casos de personas que vinieron del exterior y manifestaron su voluntad de donar porque ha transitado la enfermedad. Analizamos cada casa en particular”, señaló Laplagne a Vía San Juan.

Una vez que aceptan, los voluntarios se someten a la extracción de sangre en el IPHEM. “El procedimiento se llama ´donación de Aféresis´. Al donante se lo conecta a una maquina descartable, de un solo uso y que es estéril, por lo que no se puede contagiar de nada. Luego se extrae el plasma y se lo guarda a -30°C. El plasma tiene una durabilidad de más o menos de un año”, agregó Laplagne

Es indispensable que todos los donantes cumplan con los requisitos establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación: quienes sean potenciales donantes no deben tener antecedentes transfusionales (no haber recibido transfusiones previamente), deben carecer de antecedentes gestacionales o abortos y deberá cumplir con todos los requisitos exigidos para un donante de sangre habitual (ser mayor de 16 años, gozar de buena salud y pesar más de 50 kilos).




Comentarios