Pasó en San Juan. Los sujetos sustrajeron celulares y hasta un secador de pelo, pero fueron descubiertos.


Dos jóvenes sanjuaninos terminaron detenidos y condenados después de robar en la casa de una familia vecina. Todo ocurrió en el Lote Hogar Nº26, en la localidad sanjuanina de Chimbas. Los sujetos, identificados como Cristian Eduardo Martínez y Matías Maurín Vargas, aprovecharon que sus vecinos dormían e ingresaron al domicilio para sustraer varios artículos. La jugada les salió mal porque fueron descubiertos y trasladados a un calabozo.

Según publicó Tiempo de San Juan, el hecho sucedió el domingo a las 7 de la mañana. Mientras la dueña de la vivienda atacada y sus hijos menores descansaban, los delincuentes treparon una pared para perpetuar el ataque. Una vez en el interior del domicilio robaron dos teléfonos celulares marca Samsung J1 que estaban en la cocina y un secador de pelo.

Sin embargo, el ladrido de los perros alertaron a la familia. Al levantarse, la damnificada observó a los malvivientes correr hacia la calle e inmediatamente dio aviso al 911. De antemano la mujer supo quiénes eran los dos muchachos y los denunció en la comisaría, medida que derivó en un intenso operativo para lograr sus detenciones.

Horas después Martínez fue arrestado en la Villa del Sur y su cómplice en calles Benavidez y Proyectada, en el Lote Hogar 24. Ambos finalmente fueron condenados por el tribunal de Flagrancia: uno recibió 10 meses de prisión condicional (quedará libre); el otro deberá 10 meses de prisión de cumplimiento efectivo, pena que deberá cumplir en el Penal de Chimbas.




Comentarios