Ocurrió el sábado en San Juan. El agresor está casado con la víctima hace veinte años y terminó preso.


Un adolescente salvó, este sábado, a su madre de terminar muy grave producto de las golpizas de su padre. Ocurrió en San Juan donde un hombre llegó borracho a su casa y golpeó y escupió a su mujer porque no le quería dar más plata. El sujeto terminó preso porque sus propios hijos detuvieron la agresión y llamaron a la Policía, el matrimonio llevaba más de 20 años casado, según informó Diario de Cuyo.

El episodio de violencia ocurrió en una casa de familia de Rawson, un distrito al sur de San Juan. El sujeto salió a trabajar el sábado en la mañana y regresó durante la noche en estado de ebriedad. El violento comenzó a discutir con su esposa y, muy ofuscado, le dio una trompada en la cara. Según la Policía todo se desencadenó porque él le pedí más plata a la mujer y ella no quería dársela porque era la que tenía para alimentar a sus hijos. Uno de los hijos de la familia, que tienen 18, 17 y 15 años se metió en la pelea y frenó la golpiza. “Vos no le vas a pegar a mi mamá, yo ya no soy un niño”, le dijo el joven empujando a su padre. 

El violento se retiró del lugar pero volvió más tarde. Otra vez exigiéndole dinero a su esposa, a la que no sólo escupió y siguió golpeando, sino que agarró de los pelos. Además, amenazó al hijo que había defendido a la víctima diciéndole: “Cuando te enganche en la calle, te voy a partir la cabeza”, informaron fuentes policiales al diario local. Esta vez fue la hija de la pareja quien frenó la violencia llamando a la Policía. Horas más tarde, el hombre fue detenido en la casa de unos amigos suyos y trasladado a la Comisaría 6ta. Por haber sido aprehendido in fraganti, será sentenciado en el Fuero Especial de Flagrancia. 




Comentarios