Ocurrió en San Juan. La nena está muy grave y los investigadores creen que fue víctima de un ataque.


Una nena de 1 año y 10 meses está muy greve en la provincia de San Juan y la Policía sospecha que podría haber sido víctima de un ataque. Según publicó Diario de Cuyo, la mamá de la pequeña asegura que la bebé se cayó a un reservorio de agua mientras ella le preparaba la lecha. Sin embargo, la mujer tiene antecedentes violentos y ya le quitaron otros dos niños, lo que generó sospechas. 

El relato de la madre de la mujer asegura que ella preparaba un biberón de leche cuando la pequeña se le perdió de vista. Cuando salió de su casa vio a la bebé flotando en un reservorio de agua al que habría caído persiguiendo un perrito. Cuando la Policía llegó escuchó la versión de la joven pero sospecharon porque la nena tenía el pelo y la ropa secos. 

Los profesionales del hospital de Caucete, la localidad donde ocurrió el supuesto accidente, también sospecharon y notaron algunas señales en el cuerpo de la pequeña que los hicieron dudar.  Ahora, los pesquisas buscan dilucidar qué ocurrió en la vivienda de la niña, el sábado último, cerca de las 19. La niña vive en una casa precaria que le prestan a su mamá y a su padrastro, donde además viven dos niños más producto de la nueva relación de la mujer. 

Además, la joven tiene otros dos hijos de los cuales perdió la custodia. Se trata de un varón y una nena que están a cargo de su abuela materna, que se quedó con la tenencia tras denunciar abusos sexuales de parte de la pareja de su hija. Este dato hace sospechar a los investigadores que temen que todo se trate de un ataque contra la bebé y que fue “tapado” con el supuesto accidente en la pileta. La menor sigue internada en el Hospital de Niños de la provincia pero muy grave. “Abre los ojitos y mueve sus dedos pero sigue grave”, explicaron desde el nosocomio.




Comentarios