Ocurrió en San Juan. La ex pareja del médico lo acusó de violación y está preso desde el 28 de diciembre.


El médico cirujano sanjuanino Daniel Gustavo Mereles, tiene 52 años y está preso desde el pasado 28 de diciembre en la Central de Policía de San Juan. Es que su ex pareja lo denunció de haberla violado en reiteradas oportunidades y ahora su familia salió a defenderlo. Ellos, aseguran que la mujer era quien lo hostigaba y perseguía por sus lugares de trabajo .

Pero no sólo fue la familia del profesional la que salió al cruce de las versiones sino que también lo hicieron sus vecinos quienes sostienen que la víctima comenzó a hostigar a Mereles en abril de 2019 cuando se separaron. La hermana del cirujano, identificada como C.M habló con Diario de Cuyo y defendió a Mereles. “Ella parece que nunca soportó que la relación se terminara y empezó una persecución contra mi hermano. Lo esperaba en la puerta de sus trabajos -trabaja en AME, PAMI y en la Rotonda, entre otros- con la idea de cruzárselo”, sostuvo la mujer. 

La hermana también relató que habían armado una logística para que el médico no se cruzara con la mujer en sus trabajos y en su vivienda. Además, aseguraron que ya lo había denunciado por violencia de género y Mereles estuvo siete meses preso pero ella iba a llevarle comida y a visitarlo. “Esta mujer iba a la comisaría a llevarle comida, siendo que supuestamente la había golpeado; no es normal”, comentó C.M.

Los familiares también dijeron que como había una perimetral él no podía acercarse a su ex y tampoco quería hacerlo porque temía que esto terminara en una denuncia más grave. “Si no volvés conmigo, te voy a matar”, le habría dicho la víctima al cirujano cuando pasó por un kiosco que el hombre tenía.

“Nosotros le avisábamos al doctor -por Mereles- cuando esta mujer andaba deambulando. Se escondía en una plaza, detrás de un árbol, o pasaba caminando”, detallaron al diario local los vecinos.

La mujer, por su parte, sostiene en su denuncia que fue tal la violencia que él ejerció durante la relación que quedó con graves secuelas psicológicas y hasta pensó en quitarse la vida. Con la recomendación de un sacerdote que la ayudó, terminó haciendo la denuncia en la que además relata episodios en los que habría sido obligada a mantener relaciones sexuales con Mereles y que ocurrieron en los meses de abril y mayo del año pasado. 




Comentarios