Ocurrió en San Juan. El uniformado entró corriendo a una cancha de fútbol y se le escapó un tiro.


Un joven de 18 años recibió un disparo que le atravesó la pantorrilla de la pierna derecha. Según publicó Tiempo de San Juan, se trata de Ricardo Benegas quien ese día había ido a jugar a la pelota con sus amigos a una canchita de fútbol 5.  La cancha está ubicada en calle Lozano, en el bario Luján, en la localidad de Albardón, en el centro sur de la provincia de San Juan.

En esa canchita habían más de 20 chicos que se reúnen todos los jueves a jugar un partido y fueron testigos del momento en que un uniformado irrumpió en el lugar.  El primero en pasar corriendo fue un chico que atravesó la cancha y se dirigió hacia el fondo del lugar hasta perderse. A los segundos llegó el policía, les preguntó si habían visto al sospechoso y los jóvenes le indicaron por dónde había salido corriendo. “El policía lo trajo tironeando para la cancha. Forcejeaban. Ahí sacó la 9 milímetros (por la pistola) y le apuntó. Le decía al chico: ‘quedate quieto hijo de put…, que te meto un tiro’. Ahí, como que el chico lo empujó y le salió el disparo”, relató Leonardo Montaño, uno de los testigos del hecho.

Ricardo Benegas fue el que recibió el balazo y terminó internado con una dolorosa herida en la pierna. Desde el diario local intentaron comunicarse con la Seccional 18, de donde era el policía que disparó, pero evitaron dar una versión de lo sucedido y sólo se limitaron a decir que estaban investigando todo. Hasta el momento se desconoce la identidad del uniformado que cometió la grave negligencia y también del chico al que se estaba llevando detenido. Tampoco se supo por qué motivo se inició la persecusión, que podría haber terminado de la peor manera si la bala impactaba en una zona vital de Benegas.






Comentarios