Una niña de 2 años, que había llegado al hospital del municipio salteño de Orán desde Rivadavia Banda Sur, falleció en las últimas horas como consecuencia de una complicación en su diagnóstico de COVID-19. La médica Livia Zabala, a cargo del caso, aclaró que la menor tenía enfermedades preexistentes.

La especialista detalló que, aunque dio positivo para coronavirus, la pequeña padecía miastenia grave, que se trata de una patología neuromuscular que altera la alimentación, y tenía un compromiso neurológico secundario. “Desde que llegó necesitó terapia, monitoreo y asistencia respiratoria mecánica. Tuvo todas las complicaciones que tiene un paciente al sufrir una hipoxia importante”, explicó Zavala.

Horas antes del fallecimiento, desde la gerencia de hospital San Vicente de Paul habían revelado que esperaban un milagro para la pequeña. “Lamentablemente el cuadro de la niña es irreversible, y es lo que tuvimos que comunicarle a sus padres. Estos somos los momentos difíciles de nuestra profesión”, explicaron a InformateSalta.