A pocos días de que nuevamente se cerrara la causa que investiga la muerte de Luján Peñalva y Yanina Nüesch, el papá de una de las jóvenes no se da por vencido y mantiene su reclamo por el esclarecimiento del caso. Gustavo Peñalva, a quien la Justicia salteña le impuso una perimetral que le prohíbe acercarse a la Ciudad Judicial, se manifestó en la avenida Bolivia, frente a la sede.

Respetando la perimetral, Peñalva colgó carteles para pedir que se reabra la causa y que se investigue qué sucedió con las adolescentes, que en julio de 2012 aparecieron colgadas de un árbol en el barrio San Carlos. Asegura que se trató de un asesinato, y no de un pacto suicida.

Gustavo Peñalvavira

La causa que Peñalva había logrado reabrir fue cerrada de nuevo, esta vez por la jueza Mónica Mudsky, a quien él acusó de abuso de poder junto a jueza Ada Zunino y el resto de los funcionarios judiciales involucrados en la causa. “Sabemos que esta asociación ilícita que tiene el Poder Judicial está permitiendo que ocurran estas cosas. La jueza Zunino nos puso la perimetral y lo que hizo la jueza Mudski es una verdadera vergüenza. Creíamos que como madre nos iba a entender”, expresó.

Finalmente Peñalva aseguró que seguirá insistiendo para que se investigue el hecho y adelantó que está dispuesto a llevar la causa al fuero nacional. “La única forma de que prospere la causa es sacándola de la provincia”, señaló.