Un desenlace trágico la causa contra el exjuez federal José Antonio Solá Torino, quien se quitó la vida el viernes por la noche ante su inminente detención para cumplir una sentencia de seis años de prisión en el Servicio Penitenciario Federal Complejo III NOA, en Güemes.

Recordemos que, en 2016, Solá Torino había sido condenado a seis años de prisión por el delito de cohecho pasivo agravado. El exmagistrado había interpuesto una queja para evitar la prisión, pero finalmente el viernes el Ministerio Público Fiscal de la Nación ordenó que sea alojado a una cárcel federal.

Durante el juicio que lo condenó se probó que en 2007 Solá Torino cobró una coima de 15 mil pesos para levantar el pedido de arresto que pesaba sobre el narcotraficante Miguel Farfán, quien en 1999 había sido condenado por el tráfico de 400 kilos de droga. El nombrado Farfán estuvo prófugo, pero fue detenido en febrero de 2019.

La investigación del caso fue abierta y llevada adelante por el fiscal federal Ricardo Toranzos, quien requirió juicio contra Solá Torino en junio de 2010. Posteriormente, y en representación del Ministerio Público Fiscal de la Nación, el fiscal Carlos Amad, junto a Francisco Snopek y Toranzos, condujo la acusación en el juicio que se extendió desde noviembre de 2015 a abril de 2016.