La menor estaba comiendo pollo y se ahogó. El hospital confirmó que tenía antecedentes de una enfermedad respiratoria crónica. 


La muerte de una niña en Santa Victoria, en el Chaco Salteño, ocasionó un fuerte enfrentamiento entre integrantes de comunidades originarias y criollos (comunidad nacida en Lationamérica pero con ascendencia europea).

El hecho ocurrió a principios de este mes. Después de cobrar la asignación universal por hijo, un matrimonio de originarios y sus dos hijas de 6 y 8 años compró pollo a la parilla en un puesto ambulante.

A los pocos minutos, una de las pequeñas comenzó a toser, a vomitar sangre y entró en convulsión. La llevaron al hospital de la zona pero llegó muerta. Allí le realizaron estudios y, según confirmó la Policía a Vía Salta, los familiares no permitieron la realización de la autopsia al cuerpo de la menor.

Tras la confirmación del deceso, los orginarios argumentaron que el pollo estaba en mal estado. Sin embargo, desde el hospital se confirmó que la nena tenía antecendentes de una enfermedad respiratoria crónica y que por ese motivo se broncoaspiró con sangre mientras comía. “La comida no tuvo nada que ver”, afirman desde la Policía de Salta. 

La situación se agravó cuando un grupo de nativos atacó el puesto de comidas del vendedor. Esto generó la reacción de los criollos y un fuerte enfrentamiento de bandos, que culminó con la intervención policial. 

Finalmente, la Policía resolvió levantar todos los puestos ambulantes de venta de comidas. “Se esta gestionando la implementación de un Departamento de Bromotalogía de la Municipalidad en la zona y por el momento, a través de una Ordenanza, se prohibió la venta de comida en la calle”, explicaron desde la Policía. 





Comentarios