La secretaria del gremio que nuclea a la mayoría de los docentes salteños fue acusada de desfalco. 


El escándalo en la ADP Salta parece no tener fin.  Denuncias cruzadas y un allanamiento a la sede del gremio que representa a los docentes salteños fueron las noticias de la semana.

La comisión directiva acusó a la secretaria general, Patricia Argañaráz de desviar los fondos de ADP y utilizarlos para cuestiones personales. En un primero momento, ella aseguró que tenía pensado renunciar a su cargo por pedido de sus hijos pero ahora dijo que no lo hará. 

“No voy a renunciar. Me quedaré en el cargo para demostrar mi inocencia. Hoy más que nunca necesito que se demuestre todo para cerrar muchas bocas”, manifestó la sindicalista y agregó: “estoy a disposición de la justicia”. 

Además volvió a apuntar contra la Tesorería de la Asociación Docente Provincial. “Por ahí viene la cosa”, aseguró en alusión al cargo de Marita Cerezo. 

Hasta hace pocos meses, ambas eran las caras visibles y las más poderosas dentro del gremio que nuclea a la mayoría de los docentes de la provincia.






Comentarios